Nueva Zelanda.- New Zealand First esta solicitando a la Ministra de Conservación, Maggie Barry, que no apruebe la introducción de la carpa plateada para una piscigranja cerca a Taupo.

“Muchos pescadores y otros quienes dependen de la pesquería de la trucha y el turismo están preocupados por la posibilidad de que este pez agresivo escape de los estanques de crianza hacia los ríos y lagos, y se vuelva una especie dominante” dijo el portavoz de Outdoor Recreation Richard Prosser.

“Estamos compartiendo sus preocupaciones, pero la Ministra hablo en el Parlamento que ella recomendó que los peces no pueden ser criados sin las inyecciones de hormonas y que había baja probabilidad de que escapen. Esto no es garantía, la eficacia de la reproducción es reducida pero no eliminada, y los escapes siempre se dan” destacó el activista.

“La tecnología puede fallar, las personas cometen errores, algunas veces hacen as cosas de forma deliberada. Las aves pueden tomar los peces y luego dejar caer. Las inundaciones pueden causar que el agua de los estanques fluyan hacia los ríos. Este pez podría devastar el número de trucha y consecuentemente una pesquería multi-millonaria, ellos comen las misma dieta y crecer hasta los 40 kilogramos”