Vancouver, Canadá.- La prevalencia de los piojos de mar sobre salmón silvestres juveniles durante el 2015 fue el más alto en los últimos cinco años, pero el brote no parece estar asociado con el cultivo del salmón, según un informe de la B.C. Salmon Farmers Association.

Muchas de las más intensas infestaciones fueron encontradas en áreas que donde no existían granjas de salmón activas o que nunca fueron usados para la acuicultura del salmón, según datos en los tres informes técnicos en Broughton Archipelago, Quatsino Sound y Queen Charlotte Strait informó el medio The Vancouver Sun. Los científicos pesqueros examinaron más de 2600 peces de 52 sitios.

Un monitoreo de salmones silvestres capturados de 22 lugares en el Archipielago Broughton encontró que el 65% de todos los piojos de mar provenían de un solo lugar no adyacente a ninguna granja de salmón, según el informe comisionado por Marine Harvest.

Un segundo informe comisionado Tlatlasikwala First Nation, Gwa’sala-Nakwaxda’xw First Nation y Marine Harvest por determinó que las concentraciones de piojos de mar fueron cinco veces más altos en Goletas Channel, lejos de cualquier granja acuícola activa, que en Queen Charlotte Strait, adyacente a las piscigranjas.

“El año pasado hubo circunstancias más específicas que condujeron a un incremento en la abundancia de piojo de mar, incluido en áreas donde no había piscigranjas” dijo Crawford Revie, profesor en el Atlantic Veterinary College en la University of Prince Edward Island. “Las temperaturas más elevadas, la alta salinidad y el mayor retorno de pinks (salmones) fueron los principales factores”.

Por su parte, la bióloga Alexandra Morton cree que las granjas de salmón permitieron que los brotes salgan de control.

Puede leer el artículo “Sea lice outbreak shows no links to salmon farming in B.C.: report” completo aquí.