Veracruz, México (Agencia informativa Conacyt).- Autoridades del Acuario de Veracruz, A. C. rescataron en la comunidad de Barra de Cazones, Veracruz, un pez sierra, especie considerada extirpada en el Golfo de México. Su hallazgo representa una oportunidad para iniciar investigaciones y proyectos de repoblación en aguas mexicanas.

De acuerdo con el biólogo Raúl Marín Osorno, responsable del tiburonario del Acuario de Veracruz, este ejemplar fue rescatado en enero pasado, después de que el animal fuera capturado por casualidad por pescadores de la región, a tres metros de profundidad. "El pez sierra se consideraba extirpado, prácticamente en todo el Golfo de México no se veía un ejemplar desde hacía más de 20 años. El último registro de esta especie es del año 1998". Su descubrimiento representa una gran oportunidad de estudio, además de fomentar un programa de conservación entre investigadores, autoridades y el mismo acuario.

El rescate de la hembra juvenil de pez sierra de diente chico, de entre 2.5 y tres años de edad, con 1.54 metros de longitud, se debió al proyecto Pristis México de Océanos Vivientes, A. C. para la conservación y búsqueda de tiburones en México, a cargo del doctor Ramón Bonfil, quien ha viajado por el país instruyendo a pescadores sobre la preservación de diferentes ejemplares de rayas y tiburones; fue gracias a esta información que los pobladores de Barra de Cazones pudieron reconocer el ejemplar.

Dada la importancia de la especie, ya que según el doctor Marín Osorno “podría ser única en el Golfo de México”, el ejemplar está en manos de directivos del acuario e investigadores especializados. “Estos animales viven muy bien en acuarios, además su hallazgo podría significar la implementación de un programa de repoblación”.

Proyecto de repoblación

El especialista explicó que las hembras de esta especie presentan partenogénesis, es decir, que las hembras pueden reproducirse sin la necesidad de la fecundación del óvulo. "Se ha comprobado, por medio de diferentes estudios de análisis genéticos, que estos organismos pueden tener descendencia sin la presencia de machos. Por lo tanto, es que si esta hembra que fue rescatada, alcanzará la madurez en unos diez años, pudiera darse este proceso para emprender así el proyecto de repoblación en aguas mexicanas".

Sin embargo, aún no es posible confirmar el destino del ejemplar rescatado, ya que antes de cualquier decisión es sumamente importante analizar qué opción favorecería al pez sierra, si su conservación en un ecosistema artificial o en uno natural. Por otro lado, el estado de salud del animal es estable. “Se va recuperando bien, realmente podemos decir que el organismo está vivo por un verdadero milagro. Según los reportes, una vez que fue capturado fue llevado cinco minutos en seco sobre la embarcación, afortunadamente el pez aguanta cambios de salinidad. El manejo que se le dio le ocasionó un gran estrés y algunos derrames internos. Si hubiera sido liberado en ese momento en el mar, no sobrevive”.

Para finalizar, el biólogo Raúl Marín Osorno dijo que por el momento este pez sierra estará bajo estricta vigilancia por autoridades del Acuario de Veracruz, hasta que se decida si liberarlo o no. Por otra parte, destacó la importancia de la conservación de los ecosistemas marino, ya que debido a las acciones emprendidas por el hombre, ha generado que poblaciones de diferentes especies marinas, desaparezcan. “Es importante concientizar a las personas, sobre la preservación de estos organismos, estoy convencido que la educación ambiental, puede ser de gran ayuda, para combatir la extinción”.