Chile.- Proyecto evaluó por primera vez el estado de conservación, explotación y vulnerabilidad de 28 peces litorales de las Regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta, con miras a conocer su realidad y  regular su explotación.

“Diagnóstico y propuesta de manejo sustentable de pesquerías costeras de peces litorales en la XV, I y II Regiones” es una iniciativa de investigación financiada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca),  a través de su Fondo de Investigación Pesquera y Acuicultura (Fipa), que consideró para su ejecución una inversión total de 55 millones de pesos. Estudio desarrollado por la Facultad de Recursos Naturales Renovables de la Universidad Arturo Prat de manera conjunta con la Universidad de Antofagasta y las empresas Promar Pacífico, MarenSepia  y  Aquatec, que analizó -entre los sectores de pesca artesanal y recreativa del norte del país- el conocimiento local de la actividad de extracción de peces litorales.

La consulta abordó la percepción de abundancia y tamaño de 28 ejemplares, enfocado principalmente a la cabrilla común, acha, mulata, pejeperro y pintacha (bilagay); especies que habitan en sectores rocosos, cercanos a la costa y que son muy requeridos por la pesca artesanal por su calidad y alta comercialización. La encuesta se aplicó durante el 2014 en caletas de estas tres regiones.

Javier Rivera, Jefe de Pesquería de la Subpesca, explicó los alcances de esta investigación, basada en la experiencia local de pescadores, buzos mariscadores y comerciantes, que “ha permitido por primera vez conocer el estado actual de estas pesquerías, contrastando  los desembarques de hace 20, 10 o 5 años atrás con lo que es hoy la actividad, así como también los rendimientos versus tamaño y peso de los peces, en pesca o buceo, junto a la visión de las posibles causas de estos cambios”.

Dentro de las conclusiones, detalla Rivera “existe un amplio consenso entre los encuestados de una caída en la abundancia y tamaños de los peces litorales, situando al pejeperro macho, acha, San Pedro y mulata como especies en estado crítico y de agotamiento, siendo su condición evaluada como de suma vulnerabilidad”. Según reportes estadísticos pesqueros, desde el año 2000, peces como el acha y la mulata se encuentran casi desaparecidos del litoral norte del país.

En el caso del pejeperro el escenario tampoco es muy alentador, dado que en la década de los ochenta y noventa los desembarques eran en torno a las 100 toneladas, situación que en 20 años ha caído a solo 4 toneladas al año.

Percepción

En relación a la percepción del tamaño y peso de los ejemplares capturados, el 86% de los encuestados afirmó que sí han visto cambios en estos indicadores, siendo el apañado, la mulata y el lenguado lo más mencionados, con hasta un 50% menos del peso medio.

Dentro de las especies que se encuentran hoy en mejores condiciones de abundancia y en plena explotación en el litoral norte, el informe destaca a la pintacha y la cabrilla, especies que no muestran caídas significativas en su tamaño y peso. En el caso del roncacho, rococó, pichibueno, corvina y cabinza, en plena explotación a sobreexplotación en las costas de Arica, el estudio sugiere emprender regulaciones que reduzcan su mortalidad.

Acciones

De acuerdo al informe, la implementación de medidas de conservación vienen a regular el libre acceso a la captura que existe en la actualidad, iniciando un trabajo de protección y recuperación de las poblaciones que han disminuidos drásticamente, bajo acciones dirigidas a conservar  -en una primera etapa- los bosques de macroalgas, ya que la mayoría de los ejemplares habitan en ellos.