Bogotá, Colombia.- La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) mediante Resolución No 965 de 2016 otorgó patente de invención al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba, para la vacuna contra parásitos de peces comúnmente cultivados, como el salmón, la cual comprende una proteína con capacidad de eliminar el parasito sin causar daño al pez que es vacunado.

Uno de los tipos de parásitos ampliamente distribuidos en el mundo son los ectoparásitos, como son los mosquitos, las pulgas y las garrapatas. Dichos parásitos son una fuente de preocupación, toda vez que son los principales responsables en la trasmisión de enfermedades a humanos, además de representar pérdidas millonarias en la industria agropecuaria en general. La invención concedida por la Superindustria provee una vacuna contra un tipo de parásitos que afectan cultivos de peces, específicamente el salmón.

Los tratamientos comunes de parásitos que afectan los cultivos de peces incluyen la aplicación de pesticidas químicos, no obstante, el uso intensivo de estos compuestos tiene como inconvenientes la contaminación de los alimentos y el impacto negativo sobre el medio ambiente.

La investigación del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba se ha centrado en el desarrollo de vacunas que presentan ventajas desde el punto de vista de la eficacia y la seguridad ambiental. Sin embargo, diseñar una vacuna que cumpla con dichos requisitos presenta un reto importante, toda vez que se requiere que las moléculas seleccionadas sean capaces de controlar efectivamente el parasito sin afectar al animal al que se le provee la vacuna.

La proteína que hace parte de la vacuna fue diseñada para inhibir el parasito sin causar daño al pez. De hecho, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba que desarrollo la vacuna, realizó ensayos en salmón en los que se observa la eliminación de los parásitos en aquellos peces a los que les fue proporcionada la misma.

El producto desarrollado tiene aplicación industrial en la prevención de enfermedades en cultivos comerciales de peces, disminuyendo las pérdidas económicas de los mismos, así como evitar la propagación de enfermedades que dichos parásitos son capaces de transmitir.

El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba ha realizado 20 solicitudes de patentes de invención ante la Superintendencia de Industria y Comercio, de las cuales diez (10) han sido concedidas, cuatro (4) se encuentran en trámite, cuatro (4) han sido abandonadas y dos (2) de ellas han sido negadas.