Ecuador.- Para Martha Pilamala, piscicultora del barrio San José, parroquia Río Verde, cantón Baños, dedicarse a la crianza de truchas se ha convertido en un estilo de vida y le ha servido para mejorar los ingresos económicos para su familia.

Martha lleva cuatro años en esta actividad, y  desde hace ocho meses recibe el asesoramiento técnico de parte del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), que le ha permitido mejorar su producción de truchas.

“Los técnicos nos han asesorado en cursos que se imparten todos los martes. Aprendemos temas relacionados con producción, enfermedades, cuidado y alimentación de los peces”, aseguró.

Añadió que los fines de semana y días feriados vende entre 20 y 30 kilos de truchas en los restaurantes. El kilo, conformado por cuatro peces, tiene un valor de cinco dólares.

Carla Crespo, responsable de la Unidad de Acuacultura, explicó que el MAGAP facilita el certificado para la solicitud de la concesión del agua a la Secretaría Nacional del Agua.

“Los técnicos levantan la información a través de una ficha técnica y un informe que les permite a los productores continuar con el trámite de concesión de agua, importante para la realización del proceso productivo de la piscicultura”, sostuvo.

En Tungurahua se han implementado 177 unidades productivas en piscicultura, ubicadas en Ambato, Baños, Pelileo y Patate.

Miguel Guachamboza, emprendedor del sector Vizcaya, dijo que los técnicos del MAGAP, permanentemente, le asesoran y entregan los insumos necesarios para el cuidado de los peces.