Lima, Perú (Andina).- El importante nivel de biomasa de 7.3 millones de TM reportada por el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) tras su último Crucero, muestra que luego del Fenómeno El Niño (FEN) la anchoveta goza de muy buena salud, con tendencias positivas para el futuro.

La biomasa encontrada por Imarpe fue 44% superior a la esperada luego del último crucero de abril pasado, un 20% superior a la biomasa reportada en la exploración de octubre de 2015 y 37% superior al promedio de biomasa de los últimos 21 años.

“Los indicadores muestran una biomasa bastante saludable y que las perspectivas para la pesca de anchoveta son bastante favorables para las siguientes temporadas”, dijo el viceministro de Pesca y Acuicultura, Juan Carlos Requejo Alemán.

“Esto se explica porque el stock de anchoveta nunca dejó de reproducirse a pesar del Fenómeno El Niño y, además porque el Estado cuenta hoy con modernas herramientas y elementos de supervisión y control, que garantizan un aprovechamiento sostenible de la principal pesquería del Perú y del mundo”, puntualizó Requejo.

El viceministro agregó que si bien durante eventos como “El Niño” la anchoveta tiende a concentrarse en grandes núcleos de biomasa ubicadas cerca a la costa, “el último Crucero ha demostrado que la conclusión del FEN está originando que la biomasa de anchoveta esté presente en todo el litoral Centro-Norte y que se distribuya de manera más homogénea,  hasta las 50 millas náuticas de la costa”, anotó.

Aprovechamiento sostenible

Respecto de algunas críticas sobre la decisión de abrir la temporada, el viceministro Requejo señaló que si bien es razonable que existan preocupaciones, es muy importante que las críticas se realicen sobre la base de fundamentos científicos y no sobre afirmaciones genéricas, o basadas en criterios subjetivos, que no aportan a mejorar el aprovechamiento sostenible del recurso.

“Por ejemplo, se dice que actuamos con celeridad. Esa no es una crítica válida. Procuramos actuar siempre con celeridad, pues la dinámica pesquera así lo exige.  Recordemos que normalmente la temporada comienza la segunda mitad de abril y ahora estamos en la segunda mitad de junio", dijo.

Asimimo, destacó que han sido "muy prudentes en esperar esta segunda evaluación del Imarpe", y una vez que los resultados han sido favorables, actuaron con celeridad.

"Actuamos con la misma celeridad para abrir una temporada como para decretar vedas de zonas de pesca por presencia de juveniles. Las decisiones deben ser oportunas, de lo contrario son ineficientes”, agregó.

También señaló que un grupo, por suerte muy reducido, viene repitiendo desde el año pasado -de manera absolutamente irresponsable y sin ningún sustento técnico ni científico- que la anchoveta se va a extinguir o que ya no hay biomasa o que se está depredando.

“Ninguno de los malos augurios se ha cumplido pues la biomasa de anchoveta goza de muy buena salud. Esto es un hecho objetivo y comprobable con los resultados del Imarpe y con las evidencias de los sistemas de control implementados por Produce. Afirmar lo contrario es faltar a la verdad.”, reiteró el viceministro.

Requejo recordó que las decisiones de Produce sobre apertura de cualquier temporada, se basan siempre en informes científicos y estudios previos del Imarpe.

“Vale la pena recordar que en la segunda temporada del 2014, Produce decidió NO abrir la temporada pues todos los informes científicos indicaban que no había posibilidad de hacerlo. Eso es actuar responsablemente y lo hemos demostrado”, detalló.

Anchoveta juvenil

Por otro lado, aclaró que la importante presencia de anchoveta juvenil no impide la apertura de una temporada, pues el Estado hoy cuenta con diversas medidas de protección.

“El propio Imarpe nos recomendó no abrir la pesca en una zona de alta incidencia en el extremo sur de la zona Norte-Centro, y es lo que hemos acatado. Proteger la anchoveta para las siguientes temporadas es un trabajo permanente; muestra de ello es que pese a los embates del FEN, hoy se llegó a tener un nivel de biomasa de 7.3 millones de TM”, indicó.

Requejo agregó que a nivel mundial se reconoce al Perú como un país que tiene un reconocido manejo sostenible de la pesquería de anchoveta, tal como lo señaló la FAO en la auditoría que realizó al Perú el año 2013 y la OCDE, hace unas semanas.

“Nuestra pesquería de anchoveta es una de las mejor administradas del mundo pues se realiza sobre la base de recomendaciones de un órgano científico, cuenta con una cuota global e individual, con una verificación del 100% de las descargas y un control satelital en el 100% de las embarcaciones, además de inspectores a bordo”, apuntó.

Adicionalmente, el Perú cuenta con un sistema de vedas y cierres de zonas de pesca en menos de 24 horas de realizadas las descargas y un sistema de trazabilidad del 100% recurso y de la harina de pescado.

"Ninguna pesquería en el mundo se realiza con la tecnología y los controles que tiene nuestra pesquería de anchoveta; esa es la mayor garantía de su sostenibilidad”, finalizó.