Oakland, EEUU.- El estudio “Poisoned Waters” publicado por el Center for Biological Diversity and For the Fishes encontró que seis millones de peces marinos tropicales importados a Estados Unidos cada año para el comercio están expuestos al envenenamiento con cianuro.

El nuevo estudio examina la práctica destructiva del envenenamiento por cianuro que toma en lugar en Filipinas e Indonesia para proveer peces ornamentales tropicales al mercado de acuarios en EEUU.

Para capturar los peces con cianuro, tabletas de cianuro molidas son ubicadas en botellas llenas de agua de mar. El cianuro disuelto se pulveriza directamente en los arrecifes cerca a los peces objetivo para aturdir a los peces y hacer que sea más fácil capturarlos.

Al menos el 50% de todos los peces cercanos mueren al contacto, así como los corales cercanos. La mayoría de los peces que sobreviven son luego embarcados a EEUU y son vendidos para los acuarios.

“Este informe revela la extensa destrucción a los arrecifes y la naturaleza causada por la afición de los acuarios de agua salada” dijo Rene Umberger de For the Fishes. “Las personas que aprecian el océano deben tomar acciones para protegerlo, aprendiendo sobre que especies son capturados en la naturaleza, posiblemente con cianuro, usando nuestra aplicación móvil, Tank Watch”.

El informe “Poisoned Waters” puede ser descargado en:
http://www.biologicaldiversity.org/campaigns/reef_fish_in_peril/pdfs/Poisoned_waters.pdf