Ecuador.- Con el propósito de que aprendan a calcular los costos de producción de trucha, 20 piscicultores del cantón Píllaro fueron capacitados por los técnicos del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), a través de la Unidad de Acuacultura de la Dirección Provincial Agropecuaria de Tungurahua.

El MAGAP, mediante el Programa de Fomento de Producción Piscícola, asesora a los pequeños y medianos productores acuícolas, en temas relacionados a la alimentación, densidades de siembra e infraestructura, uso de tablas de alimentación y renovación de agua, así como en comercialización.

Carla Crespo, responsable de la Unidad de Acuacultura, dijo que actualmente en Tungurahua el MAGAP, trabaja con 200 productores entre personas naturales y organizaciones.

“La intención es enlazar con las diferentes actividades productivas; queremos que sean acciones integrales, que no solo dependan de la agricultura o la ganadería; por el contrario, lo que se busca es aprovechar el recurso hídrico de la provincia”, manifestó.

A los productores de trucha y tilapia el MAGAP les ha entregado balanceados e insumos, además de asistencia técnica y de control de las piscinas productoras.

Wilfrido Salas, propietario del Complejo El Porvenir, en el cantón Píllaro, destacó el trabajo que desarrolla el MAGAP. “Estos cursos son importantes porque nos permite conocer datos más técnicos para sumarlos a nuestros conocimientos empíricos. Así nos actualizamos, optimizamos recursos y la actividad se hace más rentable. La piscicultura es una actividad innovadora”, afirmó.

Ana Bonilla, de la comunidad de Quillán, dijo que desde hace tres años recibe la asesoría técnica del MAGAP.

“Visitamos los laboratorios de producción de los alevines, donde aprendimos lo relacionado a las enfermedades y también nos asesoraron a que la producción se la realice en menos tiempo. Son las oportunidades que constantemente nos brinda el MAGAP”, dijo.

Gustavo Chiluiza, propietario del Centro Turístico María Soledad, resaltó que se dedica a la crianza y comercialización de la trucha desde hace ocho años, tiempo durante el que ha recibido permanente asistencia técnica.

Agregó que recibió capacitaciones en valor agregado, además de alternativas gastronómicas para los turistas.