Amazonas, Brasil.- Los residuos orgánicos que antes eran descartados ahora serán la base de un producto en Amazonas: una ración sustentable para peces. El trabajo desarrollado por la empresa Natuprotein, que cuenta con el apoyo del Gobierno de Amazonas por medio de la Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado do Amazonas (Fapeam), pretende ofrecer una nueva alternativa para el mercado regional en el segmento de ración para animales.

La ración sustentable es elaborada de una proteína natural obtenida a partir de residuos orgánicos. De acuerdo con el coordinador de la investigación, Carlos Gustavo Nunes, con el proyecto será posible lanzar un nuevo producto en el mercado y al mismos tiempo contribuir con la solución de un problema que se ha vuelto común en las zonas urbanas, los residuos orgánicos.

“Estamos aprovechando esto de la naturaleza e intentando escalonar e industrializar ese proceso. Este residuo orgánico tendrá como destino nuestro local, donde propiciaremos la crianza de larvas de insectos, en este caso moscas, que ayudarán en la degradación. Estas moscas vas a colocar huevos y las larvas se alimentarán de estos residuos, con esto, tendremos alimentos para los peces” explicó Nunes.

Según el científico, por cada tonelada de residuo orgánica es posible producir hasta 900 kilogramos de proteína.

“Este es un proceso totalmente sustentable que puede ser una solución para esa cantidad de residuos desperdiciados, por medio de la transformación en proteína para piensos para peces y, posteriormente, para animales superiores” reforzó Nunes.

De acuerdo con el científico, a partir del momento en que las larvas son procesadas, es posible tener una proteína con alta palatabilidad, además los insectos son el alimento natural de los peces en la naturaleza.

“Es un alimento que para los peces es un protector por contener algunas propiedades que son saludables para estas especies. Además de esto, es una fuente barata” destacó Nunes.

El proyecto fue uno de los vencedores en el Prêmio Samuel Benchimol del año 2015. Carlos Nunes explicó que también existen trabajos semejantes en otras partes del mundo.