Portugal.- Más de un millón de euros recibió el consorcio portugués ALISSA de la Unión Europea (UE) para desarrollar “una alimentación saludable y sustentable para los peces de la acuicultura”. El proyecto también quiere cambiar la actitud de los consumidores con respecto a la actividad acuícola.

“Queremos dar respuesta a los desafíos que la acuicultura portuguesa y europea enfrentan a nivel de la competencia externa y de las exigencias de sus consumidores en términos de calidad, impactos ambientales y precios competitivos” afirmó el especialista en acuicultura Paulo Rema, investigador de la Universidade de Trás-os-Montes e Alto Douro (UTAD), que integra el consorcio.

Las estrategias asociadas con la alimentación “deben obedecer a parámetros rigurosos que permitan una nutrición optimizada, el crecimiento y el estado de salud óptimo de los peces, siempre con un impacto ambiental mínimo” manifestó Luís Conceição, uno de los responsables de la empresa SPAROS, líder en el área de nutrición de peces, que también integra el consorcio.

Una nueva gama de suplementos para la alimentación de peces va a permitir una fortificación significativa de los alimentos actualmente utilizados (por ejemplo aminoácidos), que van a volver a los peces más saludables y resistentes.

Según el científico de UTAD, los resultados del proyecto serán una “herramienta importante para esta área de producción animal, pudiendo contribuir a un cambio en la mentalidad del consumidor en relación al pescado procedente de la acuicultura”.

El proyecto es cofinanciado por Fundo Europeu de Desenvolvimento Regional (FEDER) a través de COMPETE 2020 – Programa Operacional Competitividade e Internacionalização (POCI) y tiene un presupuesto total de EUR1.2 millones.