Australia.- Jureles aleta amarilla que venían siendo cultivado a nivel piloto frente a la costa de Geraldton murieron repentinamente. Después de ocho años de investigación, el proyecto ha venido produciendo con éxito pescado para el mercado australiano por cinco meses.

Ahora más de la mitad de los peces del cultivo piloto han muerto y otros al parecer seguirán el mismo camino.

La piscigranja de prueba fue comisionada para determinar si el comercialmente viable el cultivo de peces frente a la costa de Geraldton, y su éxito había atraído el interés de inversionistas extranjeros.

El director de la Indian Ocean Fresh Australia, Erica Starling, está supervisando el proyecto.

Starling dijo que ha descartado la enfermedad como la causa de la muerte, y piensa que los peces han muerto como resultado de una operación de rutina, que el equipo de Starling ha realizado varias veces.

“Estábamos haciendo una operación de rutina, una que habíamos hecho varias veces” dijo Starling. “Tuvimos que amontonarlos y limpiar antes de traer nuevos peces. No entiendo muy bien lo que ha pasado. Ellos comenzaron a morir inmediatamente después de este procedimiento”.

Starling indicó que una investigación completa del incidente se ha iniciado, incluido el envió de muestras de los peces para su evaluación, y también vienen evaluando la calidad del agua.

“Desconocemos si había algo en el agua que hizo que estos peces sean menos resilientes en ese momento. En realidad, eran peces muy saludables” destacó Starling. “Hemos tenido mortalidades extremadamente bajas durante la prueba”.

“La prueba se inició en octubre (2015) y debía finalizar a finales de septiembre. Para ser honestos no esperábamos tener ningún problema en esta última etapa debido a que los peces eran saludables, venían siendo vendidos. Cada semana hemos estado cosechando desde abril” dijo Starling.