Japón.- Conocido como un centro de la industria del goldfish, la ciudad de Yatomi en la prefectura de Aichi, está explorando el uso en medicina del goldfish ojos de burbuja. Los expertos creen que el fluido en los sacos entre los ojos puede ser un estimulantes de crecimiento celular con valiosos usos en la investigación médica.

La investigación se viene realizando en el centro de investigación de pesquerías de aguas continentales del Aichi Fisheries Research Institute.

Las ciudades de Yatomi y Yamatokoriyama son conocidos como centros de crianza del goldfish. Sin embargo, como en otras industrias, los expertos en crianza de goldfish están envejeciendo.

El número de goldfish producido en Yatomi alcanzó un pico en 1975 de 71.57 millones y ha venido disminuyendo desde entonces, llegando a 8.53 millones en el año 2015.

La ciudad viene buscando oportunidades de desarrollo para el goldfish, así como para otros peces ornamentales. En el año 2007, se lanzó una investigación en conjunto con Satohiko Araki y otros científicos del Sugashima Marine Biological de la Graduate School of Science de la Nagoya University. La investigación tiene como objetivo el reemplazar el ampliamente usado suero bovino fetal (FBS).

El uso del fluido del goldfish es considerado como altamente seguro debido a que los humanos comparten pocas enfermedades comunes con los peces. Además, el FBS puede contener elementos peligrosos como los priones, que pueden conducir a la encefalopatía espongiforme bovina y su equivalente humano.

No obstante, la cantidad de fluido que puede extraerse de un pez silvestres es una pequeña fracción del peso de su cuerpo, lo cual conduce a que un gran número de peces sean sacrificados.

Los científicos eventualmente empezaron a examinar al goldfish ojos de burbuja, los cuales fueron desarrollados a través del cruce de carpas crucianas mutadas.

Usando una jeringa, ellos pueden extraer 40 mililitros de fluidos, cerca del 30% del peso del cuerpo del pez, de un goldfish maduro que mide 10 centímetros.

Los sacos desinflados una vez que están vacíos se vuelven a llenar en pocos meses, permitiendo a los científicos extraer fluido del mismo pez de forma repetida. El fluido ha mostrado estimular el crecimiento de las células humanas.

Se realizó un experimento para comparar cómo las células endoteliales vasculares crecen en 10 días usando una solución de cultivo celular que contiene fluido del ojo de burbuja, comparado con una solución de FBS y una que carece del estimulante del crecimiento.

Los resultados muestran que el lote del ojo de burbuja fue 1.14 veces más efectivo que la solución FBS, y 4.89 veces más que el tercer tratamiento.

Los científicos obtuvieron una patente para la tecnología de crecimiento celular en diciembre.