Ceará, Brasil.-  Prefeitura de Fortaleza, por medio del Instituto José Frota (IJF) en convenio con el Instituto de Apoio ao Queimado (IAQ) y el Núcleo de Pesquisa e Desenvolvimento de Medicamentos (NPDM) de la Universidade Federal do Ceará (UFC), presentó los resultados de la primera fase clínica de la investigación pionera que utiliza la piel de tilapia para el tratamiento de quemaduras. La investigación se inició hace dos años y medio, contando con 11 etapas pre-clínicas.

En julio se inició el estudio en un grupo de 30 pacientes con quemaduras de segundo grado superficiales y graves, que representan el 90% de los accidentes. La nueva etapa de investigación tuvo un índice de 94% de éxito.

La piel de tilapia causa una buena adherencia en la herida y disminuye el tiempo de cicatrización, tamponado y evitando la contaminación externa y las pérdidas de líquidos y proteínas. La investigación tiene un impacto en el medio ambiente y en la economía, utilizando toneladas de piel que serían descartadas, y generando más empleo y renta.

Conforme con el coordinador de la investigación y presidente de IAQ, Edmar Maciel, 58 pacientes se han ofrecido como voluntarios para la investigación y el tratamiento será expandido para 100 en el IJF. “Un factor importante es que no hay intercambio de apósitos diarios, por lo que no se causa dolor y, de esta forma, el paciente no debe someterse a la anestesia y analgésicos. En el Brasil, utilizamos para el tratamiento de las quemaduras una pomada de sulfadiazina de plata. El tiempo de cicatrización disminuyó a dos días debido a que la piel de tilapia permanece en la quemadura de segundo grado hasta el período final de la cicatrización” dijo el investigador.

Para ser utilizada como apósito, la piel de tilapia es tratada y esterilizada en los laboratorios. Después de esto, se cubre con gasa. Debido a que las pieles duran hasta 11 días sin cambio, se secan y son retiradas fácilmente del cuerpo del paciente. El pez fue elegido por ser criado en agua dulce, ser de fácil reproducción, y se viene cultivando a gran escala en Brasil.

El coordinador del Núcleo de Quemados de IJF, João Neto, evaluó que la respuesta de los pacientes al tratamiento ha sido positiva. “Uno de nuestros indicadores es el tiempo de permanencia de los pacientes en internación. Con la cicatrización más eficaz, ellos retornan con mayor rapidez a casa. Entre los beneficios del tratamiento se incluye la reducción de los costos asistenciales, debido a que el paciente quemado es de gran complejidad y costoso para el gobierno” dijo el científico.

Es la primera vez que la piel de un animal es usado en el tratamiento de los quemados en Brasil, y el primer uso de la piel de un animal acuático en el mundo.