Bogotá, Colombia (Agencia de Noticias UN).- Este permite inhibir la producción de la bacteria Streptococcus agalactiae que afecta el cultivo de tilapias en su fase final y ocasiona millonarias pérdidas.

Colombia es el octavo país del mundo con mayor producción de tilapia. Zonas templadas y cálidas viven de este pez que se cultiva en 135 países del planeta.

Sin embargo, la bacteria Streptococcus agalactiae afecta a las tilapias en su fase final de producción, lo que ocasiona enormes pérdidas económicas a los propietarios y afecta directamente el mercado y los consumidores.

Por esta razón, Paola Andrea Barato, doctora en Biotecnología de la Universidad Nacional de Colombia, investigó la forma de controlar la propagación de la bacteria que se alberga en el intestino de las tilapias y así poder evitar su reproducción.

“Lo primero que se hizo fue una caracterización molecular, en la cual analizamos los las características de la bacteria; el mismo procedimiento lo se llevó a cabo con los azúcares que se encuentran en el intestino de la tilapia y vimos cuáles inhibían el paso de la infección”, aseguró la investigadora.

Para realizar el análisis, la experta usó bacterias del Banco de Bacterias -desde 2003 hasta 2012- e hizo comparaciones con tilapias sanas, infectadas y con cachamas, otra especie muy cultivada en el país.

Lo que encontraron es que la lactosa y la galactosa son los dos tipos de azúcares que lograban inhibir el paso de la bacteria desde su estructura molecular hasta el intestino de la tilapia.

Todo este proceso se realizó mediante el modelo de infección ex vivo, esto quiere decir no directamente en la especie, sino a través de la incubación en laboratorio.

“Este hallazgo es muy importante porque sirve para trabajar en la reproducción de estos azúcares para evitar las infecciones sin tener que hacer uso de vacunas y antibióticos de los cuales se ha demostrado su poca eficiencia y la manera en que afecta la salud tanto del pez como de los seres humanos”, afirmó la investigadora.

Luego de estos resultados, la doctora y su grupo de investigadores decidieron patentar el proyecto en Colombia y el mundo. A nivel nacional, recurrieron a la Superintendencia de Industria y Comercio y a nivel internacional se registraron en el Sistema Internacional de Patentes (PST). Por el momento se encuentran decidiendo los países en los cuales se va a aplicar el modelo.

Al ser la producción de tilapia de vital importancia para el país, estas estrategias de control de bacterias son alternativas que mejoran considerablemente el mercado.