Bloomington, EEUU.- La posibilidad de la acuicultura sostenible de atún está cerca de volverse una realidad debido a los avances recientes en la investigación de la formulación de piensos, la cual fue presentada en la “Offshore Mariculture Conference” realizado en Ensenada (México) durante el mes pasado por el Dr. Alejandro Buentello de Ichthus Unlimited, LLC.

Un programa de la Illinois Soybean Association financió la investigación en alimentación realizada por la empresa Ichthus Unlimited para evaluar varios piensos basados en soja usados en el cultivo de atún.

“Los resultados exitosos de la investigación podrían ayudar a facilitar la acuicultura del atún, y pueden convertirse en la plataforma sobre la cual se desarrollen piensos comerciales para el atún” dijo Buentello.

El atún es los alimentos de origen acuático más consumido en el mundo, lo que ha generado la sobrepesca de varias especies silvestres de atún.

“El cultivo en ciclo cerrado del atún, desde la eclosión hasta la cosecha, combinado con dietas para el crecimiento sosteniblemente formulados, ofrece la mejor oportunidad que tenemos para prevenir el agotamiento de las poblaciones de atún silvestre mientras que satisface la demanda global por estas especies” destacó Buentello.

En la última década, se ha avanzado en el desarrollo de tecnología de hatchery para producir atunes desde huevos para el cultivo en ciclo cerrado. A pesar de estos esfuerzos, la mayor parte del atún “cultivado” en la actualidad solo son engordados, se basan en la captura de juveniles silvestres que son engordados en jaulas ubicadas en el mar. Un importante obstáculo para la acuicultura sostenible del atún es la gran cantidad de pescado cebo capturado para alimentar a los atunes durante el período de crecimiento.

Piensos para el atún

La investigación evaluó varias dietas basada en soja para las larvas de atún del Atlántico en España y para juveniles de atún yellowfin en instalaciones en tierra en Panamá. Sobre la base de estas experiencias, una dieta fue evaluada con éxito en el engorde de atún del Pacífico cultivado en jaulas frente a la costa noroeste de México.

Normalmente los atunes son alimentados con sardinas silvestres, con una conversión de alimento promedio (FCR) de 28:1. La nueva dieta formulada disminuye el FCR a 4:1, y disminuye la cantidad de harina y aceite de pescado en el pienso en 10 veces.

La nueva dieta también es significativamente mejor para el ambiente, debido a que el pienso flotante puede ser mejor monitoreado y el pienso no consumido puede ser recuperado. Es nutricionalmente denso, requiriendo menor volumen, y se proyecta que sea casi dos veces más económico que el pescado cebo.