Madison, EEUU.- Un grupo de científicos de la University of Wisconsin han descubierto una forma de mejorar la supervivencia en las granjas de peces gracias a un mecanismo no revelado de un hallazgo inesperado. En una serie de experimentos, ellos probaron como un aceite de una glándula que las aves usan para acondicionar su plumas puede mantener a los peces vivos.

La historia se inicia cuando el profesor de ciencia animal Mark Cook estaba explorando el uso de productos subutilizados de la producción animal. Él y su investigador post-doctoral Jake Olson notaron que la glándula uropigial (preen) segregaba un compuesto anti-inflamatorio. Conscientes de que una prueba anterior había demostrado que un anti-inflamatorio diferente había acelerado el crecimiento de los peces, Cook y Olson contactaron a Terry Barry, un experto en acuicultura de la universidad.

“Hicimos una estudio rápido con el pez carpita cabezona, y ellos tuvieron el mejor crecimiento y supervivencia” dijo Barry, quien es experto en las respuestas de estrés de los peces. “Pero cuando probamos con la trucha arco iris y la perca amarilla, no registramos una aceleración en el crecimiento”.

Pero surgió otro resultado inesperado en los tanques de crianza de peces en el edificio del Water Science and Engineering, mejoró dramáticamente la supervivencia. “Cada vez que ellos se estresaban debido a la caída en el nivel del oxígeno o cambiaba repentinamente la temperatura del agua, los peces alimentados con un derivado del aceite de la glándula uropigial sobreviven, pero los otros no lo hicieron”.

El estrés en las piscigranjas causa pérdidas anuales de cerca de $250 millones en las granjas de salmón del Atlántico en Noruega. Los estresores incluyen eventos como la vacunación, las capturas y el traslado de agua dulce a agua de mar.

El febrero del 2017, la Wisconsin Alumni Research Foundation (WARF) presentó una patente para el descubrimiento de aceite preen, y el año pasado, Cook, Barry y Olson aplicaron a los fondos del programa Accelerator de WARF para explorar las implicaciones comerciales de la mejora en la supervivencia.

Las secreciones de las glándula preen juega un rol misterioso en las aves, dijo Olson. “Es impermeable, una cera y las investigaciones sugieren que tiene una función de feromonas y juega un rol en el apareamiento. Puede ser antimicrobiano o ayudar en la protección ultravioleta, además de impermeabilizar las plumas.

En EEUU, las glándula preen es descartado como residuo de los nueve mil millones de pollos broiler sacrificados cada año.

Con sus hallazgos los científicos han desarrollado el producto Cosajaba.

“En experimentos que comparan los peces alimentados y no alimentados con cosajaba, nosotros medimos el crecimiento, los cambios en la condición del cuerpo, los marcadores inmunes y los marcadores de estrés” manifestó Olson.

Los científicos se han concentrado en como los ácidos grasos inusuales en el aceite de cosajaba amortigua la respuesta al estrés. Asimismo, Barry indica que el aceite podría acelerar la domesticación de los peces con potencial para la acuicultura.